A menudo decimos que la naturaleza es belleza, que es algo muy hermoso que todos quisiéramos conservar durante miles de años para poder contemplarla siempre que queramos.

Pero como todas las cosas buenas, también tiene su lado malo y uno de los ejemplos de lo que ocurre cuando la naturaleza se enfada son los tornados.

Un tornado puede llegar a ser capaz de arrancar de cuajo un árbol de cientos de años (con raíz y todo) y es capaz también de derrumbar casas y destruir todo lo que se ponga a su paso. No son algo que podamos detener ni evitar que se formen porque, en todo el mundo, es fácil que se formen de alguna manera.

Sin embargo, con las nuevas tecnologías si podemos saber dónde hay un tornado o donde hay más posibilidades de que se forme y evitar catástrofes mayores. Y, de paso, obtener imágenes tan impactantes como las que muestra este vídeo.

Tags: ,